WHISKY SINGLE MALT THE GLENROTHES

ROBUR RESERVE. 

BOTELLA DE LITRO. EN ESTUCHE.

ORIGEN ESCOCIA.

 

 

        

 

Robur Reserve

Todos los whiskies escoceses envejecen en barricas de roble. La barrica es el factor más determinante para el sabor final del whisky, de manera que conviene elegir la madera con cuidado.

En Glenrothes utilizamos una combinación de Quercus Alba (o roble americano) y Quercus Robur (roble europeo o español) para obtener lo mejor de ambos. El Quercus Alba aporta sabores de coco y vainilla al whisky, además de cierto dulzor. El Quercus Robur, por su parte, contribuye al carácter especiado de los whiskies Glenrothes y a su toque de taninos y fruta fresca.

Las barricas menos comunes y caras de todas son las de Quercus Robur, la variedad que se cultiva en el norte de España y luego se cura con jerez oloroso. Son muy preciadas por la gran riqueza que aportan al whisky que madura en su interior.

Para la maduración del Glenrothes Robur Reserve se recurre en mayor medida a la influencia de barricas de roble español que antes habían contenido jerez, con lo que se obtiene un whisky especiado, afrutado, dulce y delicioso.

Notas de cata:

Color: dorado pálido, claro y brillante.

Aroma: fruta madura, pimienta inglesa y nuez moscada.

Paladar: suave y maduro, frutos secos y un toque de clavo.

Final: suave, dulce, buena persistencia y textura.

 

 

        

Whisky Single Malt The Glenrothes Robur Reserve En Estuche.

Sin stock
Whisky Single Malt The Glenrothes Robur Reserve En Estuche.

WHISKY SINGLE MALT THE GLENROTHES

ROBUR RESERVE. 

BOTELLA DE LITRO. EN ESTUCHE.

ORIGEN ESCOCIA.

 

 

        

 

Robur Reserve

Todos los whiskies escoceses envejecen en barricas de roble. La barrica es el factor más determinante para el sabor final del whisky, de manera que conviene elegir la madera con cuidado.

En Glenrothes utilizamos una combinación de Quercus Alba (o roble americano) y Quercus Robur (roble europeo o español) para obtener lo mejor de ambos. El Quercus Alba aporta sabores de coco y vainilla al whisky, además de cierto dulzor. El Quercus Robur, por su parte, contribuye al carácter especiado de los whiskies Glenrothes y a su toque de taninos y fruta fresca.

Las barricas menos comunes y caras de todas son las de Quercus Robur, la variedad que se cultiva en el norte de España y luego se cura con jerez oloroso. Son muy preciadas por la gran riqueza que aportan al whisky que madura en su interior.

Para la maduración del Glenrothes Robur Reserve se recurre en mayor medida a la influencia de barricas de roble español que antes habían contenido jerez, con lo que se obtiene un whisky especiado, afrutado, dulce y delicioso.

Notas de cata:

Color: dorado pálido, claro y brillante.

Aroma: fruta madura, pimienta inglesa y nuez moscada.

Paladar: suave y maduro, frutos secos y un toque de clavo.

Final: suave, dulce, buena persistencia y textura.