WHISKY SINGLE MALT

HIGHLAND PARK 12 AÑOS.

BOTELLA DE 700ml.

 EN ESTUCHE!

ORIGEN ESCOCIA.

 

 

 

 

 

 Highland Park 12 años.

Highland Park es una de las dos destilerías de whisky de malta que podemos encontrar en las islas Orcadas (la otra es Scapa), y forma parte del grupo Edrington. La destilería fue fundada en 1798 por David Robertson junto a Magnus Eunson, un conocido destilador ilegal de la zona. 

La destilería es una de las pocas que todavía maltean manualmente su propia cebada. Para diversas de estas destilerías no deja de ser un gesto simbólico o un reclamo turístico, pero Highland Park maltea de forma tradicional el 20% del total de la cebada que se utiliza, una gran cantidad si tenemos en cuenta que 2.5 millones de litros que se destinan cada año.

Otra de las características de la destilería es la procedencia de la turba usada para el secado del grano malteado. La turba de las Orcadas se compone principalmente de brezo en descomposición, uno de los ingredientes claves para el característico sabor de los whiskies de Highland Park.

El malta referencia de la destilería es la botella de 12 años, un whisky embotellado a 40% de volumen, sin colorantes.

Un Whisky Unico!

 

Notas de cata:

Vista: Recientemente la destilería modernizó los diseños de las etiquetas de los whiskies que se venden bajo referencia de edad. Todos ellos tienen la etiqueta negra con una banda inferior de distintos colores, según la edad del whisky. En copa el color es ámbar.

Nariz: Encontraremos una mezcla de jerez y turba. También podremos detectar miel, pasas, vainilla y galletas junto a aromas frutales como los cítricos, manzana e incluso pera.

Paladar: El whisky posee un cuerpo medio, tirando a suave. Es una extraña combinación de la sequedad del humo de la turba con el dulzor afrutado típico de los whiskies de Speyside. Tiene un ahumado discreto y se pueden distinguir bien los sabores melosos, herbáceos y florales. Aunque más sutiles, se pueden detectar notas de jerez y de roble.

Final: Largo, rico y seco. Aquí el humo se hace más patente al principio, para luego dar paso al dulzor de la miel y al brezo. También hay notas salinas y de madera carbonizada.

 

Conclusión: Complejo y equilibrado, supera con creces a otros maltas que salen por el mismo precio.

  

Whisky Single Malt Highland Park 12 Años 700ml. En Estuche.

Whisky Single Malt Highland Park 12 Años 700ml. En Estuche.

WHISKY SINGLE MALT

HIGHLAND PARK 12 AÑOS.

BOTELLA DE 700ml.

 EN ESTUCHE!

ORIGEN ESCOCIA.

 

 

 

 

 

 Highland Park 12 años.

Highland Park es una de las dos destilerías de whisky de malta que podemos encontrar en las islas Orcadas (la otra es Scapa), y forma parte del grupo Edrington. La destilería fue fundada en 1798 por David Robertson junto a Magnus Eunson, un conocido destilador ilegal de la zona. 

La destilería es una de las pocas que todavía maltean manualmente su propia cebada. Para diversas de estas destilerías no deja de ser un gesto simbólico o un reclamo turístico, pero Highland Park maltea de forma tradicional el 20% del total de la cebada que se utiliza, una gran cantidad si tenemos en cuenta que 2.5 millones de litros que se destinan cada año.

Otra de las características de la destilería es la procedencia de la turba usada para el secado del grano malteado. La turba de las Orcadas se compone principalmente de brezo en descomposición, uno de los ingredientes claves para el característico sabor de los whiskies de Highland Park.

El malta referencia de la destilería es la botella de 12 años, un whisky embotellado a 40% de volumen, sin colorantes.

Un Whisky Unico!

 

Notas de cata:

Vista: Recientemente la destilería modernizó los diseños de las etiquetas de los whiskies que se venden bajo referencia de edad. Todos ellos tienen la etiqueta negra con una banda inferior de distintos colores, según la edad del whisky. En copa el color es ámbar.

Nariz: Encontraremos una mezcla de jerez y turba. También podremos detectar miel, pasas, vainilla y galletas junto a aromas frutales como los cítricos, manzana e incluso pera.

Paladar: El whisky posee un cuerpo medio, tirando a suave. Es una extraña combinación de la sequedad del humo de la turba con el dulzor afrutado típico de los whiskies de Speyside. Tiene un ahumado discreto y se pueden distinguir bien los sabores melosos, herbáceos y florales. Aunque más sutiles, se pueden detectar notas de jerez y de roble.

Final: Largo, rico y seco. Aquí el humo se hace más patente al principio, para luego dar paso al dulzor de la miel y al brezo. También hay notas salinas y de madera carbonizada.

 

Conclusión: Complejo y equilibrado, supera con creces a otros maltas que salen por el mismo precio.